lunes, 6 de julio de 2009

No hay bien que por mal no venga: El cuento de la hormiga y la cigarra


La confianza, como el arte, nunca proviene de tener todas las respuestas, sino de estar abierto a todas la preguntas.
Earl Gray Stevens Poeta estadounidense.


Que feliz era la cigarra! El sol brillaba, las flores desprendían su aroma embriagador y la cigarra cantaba y bailaba todo el día. El futuro no le preocupaba lo más minimo: el cielo era tan azul sobre su cabeza y sus canciones tan alegres... Pero el verano no es eterno.
Una triste mañana, la señora cigarra se despertó con un frio intenso; las hojas de los árboles se habían puesto amarillas, una lluvia helada caía del cielo gris y el índice Dow Jones estaba por los suelos.
¿Invierno?, ¿Que vá a ser de mí? Será cruel y durará mucho tiempo, moriré de hambre y frio.

Es curioso, lo que hace la confianza, o mejor, el exceso de confianza. En épocas exultantes de dinamización de la economía, los ciudadanos nos volvemos cigarras, gastando más de lo que tenemos, creyendo que las expectativas futuras de nuestros bolsillos van a seguir la misma dinámica durante toda la eternidad, sin encontrar una explicación (o sin querer encontrarla) o un motivo de cambio, que nos haga sospechar, que quizá en un momento de nuestra vida, empecemos a escuchar los truenos que nos puedan traer la tormenta perfecta, nunca deseada, que nos va a dejar completamente mojaditos y sin posibilidad de encontrar un techo donde refugiarnos, o unas pequeñas reservas con las que sobrevivir hasta que pase el duro clima.

Siempre que me preguntan, cual es el índice más importante en una economía, hago mención en porqué considero tan importante la cuestión de confianza.

En esta época de 'crisis' que estamos sufriendo, las familias españolas han pasado de tener un exceso de endeudamiento, a disponer de una de las tasas de ahorro más altas de los ultimos años, que la situará a finales de este año en el 16% de la renta bruta, según los datos del INE.

Y es que cuando los trabajadores no tienen grandes esperanzas en encontrar trabajo, o los que sí trabajan, tienen mucho miedo a perderlo, nos volvemos hormiguitas.

Los principales motivos esgrimidos por los expertos han sido la fuerte contracción del consumo privado y las malas expectativas que se tienen sobre la economía.

Es curioso, incluso gracioso, como desde diferentes sectores se ha intentado convencer a la población, de que es bueno ser un poco hormiguitas; incentivar el ahorro entre las familias es necesario para la buena marcha de la economía.
Y como resulta que en la economía española 'no hay bien que por mal no venga', ahora, que por fin nos animamos, resulta que tanta intensidad ahorrativa no es buena, que una cosa es ser hormigas, y otra muy distinta es ser la hormiga reina. Que lo hay que hacer es gastar y consumir, y que un exceso de ahorro en estos momentos es contraproducente para nuestra maltrecha economía.

Este índice no hace más que alertar, que los españoles tenemos malos augurios sobre nuestro futuro, ahora todos pensamos que el invierno va a ser largo y frío; así que como siempre, cuando por fin decidimos ser hormigas, resulta que ahora teníamos que ser un poco más cigarras.

10 comentarios:

  1. Cierto, estos últimos años he visto muchiiiisimas cigarras en mi despacho.
    Estoy hecho un lio.... je je, no soy economista... ¿hay que ser cigarra, hormiga, algo intemedio??????

    ResponderEliminar
  2. Hola Jaumet. Yo también he visto muchas cigarras estos últimos años, algunas de ellas me han invitado incluso a cantar y a bailar, pero siempre he sido un poco hormiguita.

    Hombre yo abogo por ser algo intermedio, aunque claro, también depende de cada persona y de su situación personal, no es lo mismo ser funcionario, con sueldo fijo, que ser un parado sin expectativas de encontrar trabajo, todo depende!

    ResponderEliminar
  3. Es un caso parecido al Japón, en esta pais no hay red social, antes hace unos 15 años era un pais con trabajo seguro, después empezo su deflación y empezaron con contratos mileuristas, ante la inseguridad, miedo o perdida de confianza, empezaron a ahorrar, esto implico que su consumo interno estuviese bajo mínimos, provocando una situación de crisis muy larga.

    ResponderEliminar
  4. Pues Ramón, visto lo visto, esto puede ser preludio de lo que puede pasar también aquí.

    Aunque según mi opinión, la verdad, me extraña, porque nuestra mentalidad es muy diferente a la japonesa.

    Aquí, a la primera de cambio, otra vez a endeudarse hasta el cuello, para comprar ese nuevo cochecito que farda más, o una tele más grande.

    La política japonesa también es diferente a la española, son tan serios, que los japoneses ya actúan en consecuencia incluso antes de ser anunciadas las nuevas medidas económicas, y esas expectativas que se crean, pueden ser una gran parte de la explicación de tener una crisis tan larga.

    ResponderEliminar
  5. Los japoneses tienen tendencias mercantilistas, también cometen sus errores graves en finanzas y en politica economica estatal, su ventaja es la productividad y competitividad que nosotros no tenemos.
    Tienes razón en que el carácter latino es mas tipo péndulo pasamos de gastar en exceso al ahorro y si la crisis acaba otra vez al endeudamiento en exceso, somos asi.

    ResponderEliminar
  6. En eso coincido contigo, no aprendemos de nuestros errores, si no se toman las medidas adecuadas, en el próximo boom económico, pasará exactamente lo mismo, y eso si tenemos la suerte de tener otro boom económico.

    jc.

    ResponderEliminar
  7. Es un tiempo de incertidumbre que cada dia recuerda mas la epoca 1929-1937, esperemos que relean las acciones-reacciones de las soluciones acertadas y erróneas de aquella época esperando que no cometan los mismos errores. Siendo optimista veremos luz en dic 2010, pero el retroceso de un 30 % sera muy lento de recuperar, los mas pesimistas ven el horizonte deflacion larga, otros hiperinflacion y otros una repeticion del caso de Argentina.

    ResponderEliminar
  8. Siendo muy muy optimistas Ramón, veremos luz en 2010.
    Pero yo creo que como mucho lo único que veremos es que dejamos de caer, porque la escalada hacia una época de prosperidad se realizará lentamente durante muchos años.

    Yo también tengo miedo a una hiperinflación, ahora sólo estamos creando una bomba de relojería, ya veremos por donde explota.

    saludos.

    ResponderEliminar
  9. De momento como me dijo un experto en gestión de patrimonios, ahora estamos saltando en un campo de minas.
    El año que viene sera duro porque los mismos banqueros reconocen en el dominical de dinero en LV, que primero se dedicaran a solucionar sus problemas y después por alli el 2011 abriran el grifo del crédito....mientras tocara navegar con el barco sin gasoil, a merced del viento y achicando agua. Pero algun dia llegaremos a puerto....Hasta octubre no podremos decir si hemos tocado fondo, y que nos vamos recuperando aunque sea lentamente...
    saludos.

    ResponderEliminar
  10. Pues Ramón, estoy bastante de acuerdo con tu amigo experto.
    Aquí como siempre dependemos en exceso de los lobbys de la economía, ellos deciden cuando al resto nos puede ir bien. Así que de momento toca esperar. Y es que yo creo que con la liquidez que se ha soltado al mercado, estamos en riesgo de hiperinflación, tanto, como de gripe A.

    saludos.
    jc.

    ResponderEliminar