martes, 15 de diciembre de 2009

¿Te invito a una cerveza?





Acá hay tres clases de gente: la que se mata trabajando, las que deberían trabajar y las que tendrían que matarse.
(Mario Benedetti)


Cinco amigos se reúnen en un bar después de mucho tiempo sin verse. Y cada uno de ellos cuenta como le ha tratado la vida, algunos han conseguido un buen trabajo y ganan mucho dinero, otros se han casado, otros han montado una empresa por su cuenta, otros han sido despedidos y hace tiempo que no encuentran un empleo... todos están contentos de verse, y entre cervezas y risas pasan la tarde.


A punto de despedirse, y en vista de lo divertido de la velada, se propone quedar una vez por semana en ese mismo bar para no volver a perder el contacto entre ellos. Todos menos uno están de acuerdo, pero éste último alega la imposibilidad de ir una vez por semana al bar, puesto que al estar desempleado, no le es posible permitirse el lujo de realizar tal gasto.


Uno de los amigos, decide una solución, para que todos ellos puedan seguir viniendo a la reunión, y que el aspecto económico no suponga un impedimento. Propone que las cervezas se paguen en proporción a lo que gana cada uno. Es decir, si uno gana más, pagará más por el total de la factura de todo lo consumido ese día en el bar, y el que menos gane, menos tendrá que aportar. Así, si alguien no tiene ingresos de ningún tipo, podrá asistir a su cita semanal, sin tener que pagar nada.


A todos les pareció buena idea.


De esta forma, a la semana siguiente todos aparecieron de nuevo, y una vez finalizada la velada, todos pagaron en proporción a su status económico, y uno de ellos, aquel que no tenía ingresos, fue invitado por el resto de amigos.


La situación continuó de esta forma durante meses, todos fieles a su cita semanal, concurrían encantados a su compromiso.


Un buen día, el camarero se les acercó y les comunicó que ya que eran tan buenos clientes, había decidido concederles un descuento en cada cerveza.


Los amigos encantados con el detalle, decidieron repartir el descuento de manera proporcional al pago que cada uno de ellos realizaba.


Sin embargo, hubo quien argumentó, que eso no era justo, lo correcto era repartirlo a partes iguales y no en proporción a las aportaciones. Así que todos decidieron aceptar esa forma de reparto.


Y de esta manera se dio la curiosa circunstancia, que mientras unos pagaban una cantidad de dinero superior a las cervezas consumidas, otros ganaban dinero con su cita en el bar.


Un buen día, el 'amigo' que mejor posicionado estaba económicamente y que lógicamente más pagaba cada día que iba al bar con sus amigos, decidió no ir más a la cita. Así que el resto de colegas se reunió para cambiar la asignación de cada uno. Al calcular los nuevos pagos, se dieron cuenta que mientras unos pagaban un poco más, otros tenían que pagar mucho más, incluso más que lo que estaba pagando el amigo que había dejado de acudir a la cita, y que uno de ellos, no sólo seguía sin pagar, sino que además ganaba dinero con cada cerveza que consumía.
Aún así aceptaron los nuevos precios, con tal de seguir viéndose.


Otro buen día, otro amigo, expresó su decisión de no seguir con su compromiso semanal, no podía seguir asumiendo tal coste por una tarde de ocio.
El resto de amigos, volvió a reunirse para acordar nuevos porcentajes de pago, siempre en proporción a sus ingresos. Pero, a pesar de consumir cada vez menos cervezas, dos de ellos tenían que pagar una cantidad todavía mayor, mientras uno seguía ganando el mismo dinero que al principio cada vez que se bebía una cerveza.


Lógicamente al final desisitieron de seguir con su cita semanal y hubo que disolver el grupo, siguiendo cada uno de ellos caminos diferentes y no volviéndose a encontrar nunca más.


Ante la disminución de cotizantes a la Seguridad Social y la de empresarios, cada vez somos menos los que tenemos que responder a las grandes exigencias de ayudas a sectores privilegiados. Y para compensar la disminución de ingresos por parte del Estado, manteniendo los mismos gastos, la solución aportada por parte de la Administración Pública ha sido aumentar el tipo en el Impuesto Sobre el Valor Añadido.

La diferencia está en que un contribuyente de este país, no puede dejar de consumir cervezas.

14 comentarios:

  1. Menuda medida que se ha adoptado, estoy totalmente en desacuerdo con la misma.
    No solo tendré que pagar más por lo mismo (como consumidora final) sino que encima venderé menos, con lo que mi economía se resentirá todavía más.
    Si ya han bajado bastante los índices de consumo, creo que con esto alcanzaremos niveles históricos.
    La duda que me asalta es si los españoles seremos capaces de sobrevivir a esto.

    ResponderEliminar
  2. Creo que hay cerditos, en muchas casas españolas, con peor aspecto que ese!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Sue,

    tienes razón, además depagar más impuestos, las empresas verán reducidas sus ventas por un aumento de los precios.
    Si esta medida se hubiera compaginado con una reducción de las cotizaciones sociales que pagan las empresas, se hubera reducido el efecto negativo en el consumo. Pero ahora, que parecía que las exportaciones estaban repuntando, y que hemos disminuido el nivel de productos importados, esto va a ser un duro golpe al sector productivo español.

    ResponderEliminar
  4. Acepto la cerveza, pero nos vamos a la inglesa

    Buena analogía de lo que está ocurriendo. El daño ya está hecho y hay que ver como podemos superarlo y reducir los daños futuros. Estamos frente a un cambio total del sistema, pero tomará tiempo, y es invierno.

    ResponderEliminar
  5. Hola Marco, gracias por tu visita.

    Si todo esto sirve para realizar un cambio total en el sistema, entonces por lo menos habrá valido de algo.

    Por cierto, invitado quedas a una cerveza inglesa.

    saludos.
    joseamoros.

    ResponderEliminar
  6. inglesa ? porque se paga en libras ?
    Ahora tenemos casi bien dos monedas, el euro y la libra, es posible una tercera ?

    ResponderEliminar
  7. JAJAJ, hay que aprovechar que la libra está más barata, gracias a que ellos 'sí' pueden depreciar su moneda.
    Claro que es posible una tercera moneda: el euro español, ¿que te parece?

    ¿Te apuntas a la cerveza?

    ResponderEliminar
  8. me apunto...entre Chile y Esp, podríamos quedar en un lugar entremedio para la cerveza...lastima que vaya flojo de euros,libras o de nuevapeseta, si no podríamos quedar en Jamaica, ya se que no es un punto medio, pero si hay que hacer un esfuerzo los de España , no nos acobardamos,,,,que de peores hemos salido.

    ResponderEliminar
  9. Aprovecho ahora, para desear una buenas navidades, y que pase rápido el 2010.

    ResponderEliminar
  10. Hombre Ramon, puestos a viajar, pues ya nos vamos directamente a Chile, no?, seguro que tambien sabemos 'apreciar' las cervezas chilenas.
    Ahora que ir a Jamaica también me viene bien, total tengo que ir a ingresar unos cuantos millones de dolares del blanqueo de empresas.

    Saludos y feliz navidad.
    jose c.

    ResponderEliminar
  11. bueno lo de Jamaica lo decia por el reaage, las playas....en todo caso en casa en estas epocas de incertidumbre es donde se esta mejor...pero todo cambia, estare atento como siempre a la evolución del precio del oro, por la correlación negativa con el dolar, me puede dar pistas sobre la recuperacoon o no de Usa.

    ResponderEliminar
  12. Felicidades, este es mi primer comentario post-naviodeño.
    En Chile decimos "pagar a la inglesa" cuando dividimos la cuenta entre los parroquianos.. Por cierto que hay muy buenas cerveza y mi preferida es la Torobayo que hace la Kunstman en Valdivia.

    Pero siempre hay buenas cervezas, por ejemplo la Tecate de México, la Budweiser de EEUU o la Asahi de Japòn, o la Paceña, Corona, Lowenbraun, Heinecken, San Miguel

    En todo caso no celebremos antes de hacer la gran revoluciòn que nos toca, y que es hacer que los gobiernos atinen, se pongan las pilas y se pongan de parte de la gente y se olviden de las corporaciones que los dominan. Las 200 corporaciones que dominan el mundo los convencieron de que la democracia es un bien que puede transarse al mejor postor!

    Hay que luchar contra eso

    Saludos y Feliz Navidad

    ResponderEliminar
  13. Si Galbraith levantara la cabeza....seguro que diría yo hace 50 años que os avise....Esto solo lo soluciona unas instituciones por encima de gobiernos que obliguen a gobiernos, bancos, y megacorporaciones a seguir unas normas justas. Con una única vara de medir.Tambien falta mas concienciación porque 4 que debemos la lata no es suficiente.....por cierto a mi cualquier cerveza en el momento adecuado con la compañía adecuada, si esta fresquita...no miro ni la marca...R.

    ResponderEliminar
  14. Global Trade and conflicting National invest. de R.E.Gomorry (2001) William J. Baumol (Lionel Robbins Lectures)
    En, treinta años, jamás el sistema político ha propiciado un debate honrado y abierto sobre la globalización.
    La concepción que Gomory tiene de la reforma va realmente más allá del sistema comercial y del deterioro de la economía americana. Quiere recuperar una visión de las obligaciones corporativas hacia la sociedad, la perspectiva social que floreció durante un tiempo en el pasado siglo, pero que está ahora prácticamente extinguida. La vieja idea era que la corporación era un fondo de inversiones fideicomisionado, no sólo para los accionistas, sino también en beneficio del país, de los empleados y de la gente que utiliza el producto. “En esa actitud me crié en IBM”, explica Gomory. “De esta forma pensábamos ─un bien para el país, un bien para la gente, un bien para los accionistas─, y yo deseo que vuelva… Deberíamos evaluar a las corporaciones por su impacto sobre todos sus fideicomitentes.






    http://articulosclaves.blogspot.com/2009/02/zonas-de-conflictoglobal-trade-and.html

    ResponderEliminar