lunes, 28 de junio de 2010

A VUELTAS CON LA REFORMA DEL MERCADO LABORAL

"Todo cielo tiene su lucifer y todo paraíso su tentación."
José Saramago (Azinhaga, 16 de noviembre de 1922 - Lanzarote, 18 de junio de 2010) escritor, periodista y dramaturgo portugués, Premio Nobel de Literatura 1998.

 
Hace apenas unos meses, se discutía sobre la necesidad de una reforma laboral. Ya pocos discuten esta necesidad, y ahora lo que se plantea es si la reforma, tal y como se está 'cociendo' en el Congreso, es la más idónea para conseguir el fin que pretende, que es básicamente el de creación de empleo.

Una de las bases fundamentales de esta reforma, es la de reducir los costes laborales a las empresas para incentivar la contratación de personal. Los costes laborales se componen fundamentalmente de dos partes, por un lado, los costes salariales, que es la parte que la empresa paga al empleado, como contraprestación por el trabajo realizado; por otro lado tenemos los costes impositivos asociados a la renta del trabajador, que vienen a suponer un 36% aproximado del sueldo del trabajador, y que normalmente definimos como ‘seguridad social de la empresa’.

En esta reforma, se han propuesto varias formas de reducir este coste, y curiosamente, el Ejecutivo ha basado su propuesta de reducción de costes laborales, únicamente en la reducción de la renta del trabajador, sin plantear en ningún momento, una reducción de impuestos.

Es decir, el Gobierno podía disminuir el importe de la seguridad social que paga la empresa, realizando a su vez una política de gasto más austera, y así no realizar tanta reducción al colectivo trabajador.

Sin embargo ha planteado la reducción de gastos de contratación, de forma que la deben pagar íntegramente los trabajadores, con una disminución de sueldo en el momento de su despido, en vez de utilizar una política de ‘vamos a medias con la reducción de costes’.

Y no sólo va a reducir 'derechos' de trabajadores, sin que la Administración se apriete lo más mínimo el cinturón, aunque sólo fuera para dar ejemplo, sino que además, vemos cómo se le van a retirar a este colectivo varios incentivos fiscales, con lo que el esfuerzo económico que ahora deberán hacer para llegar a fin de mes, será aún mayor.
Es cierto que el sector empresarial español, no ha estado por la labor de contratar al personal de forma indefinida, ni incluso cuando ‘España iba bien’, de hecho sólo el 8% de la contratación ha sido de este tipo.
Pero el gobierno, si hubiera sido un poco más listo, podía haber realizado un ajuste de derechos laborales un poco menos dramático, y apoyarlo con una disminución de impuestos a las empresas. De esa manera, hubiera sido más fácil negociar con sindicatos, la patronal hubiera visto con mejores ojos el esfuerzo del ejecutivo y los trabajadores no verían disminuidos sus derechos de una forma tan drástica.
También creo que los sindicatos se han equivocado en la negociación.
Cuando el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero avisó que daba un plazo para la negociación entre patronal y sindicatos, ya se preveían las medidas de recorte de derechos que iban a sufrir los trabajadores, y los sindicatos ya sabían muy bien, por donde iban a ir esas medidas del Gobierno. Sin embargo, empecinados en no mover una coma de la normativa laboral, sólo han sabido cruzarse de brazos, en vez de, aceptar algún tipo de reducción de despido de trabajadores, a cambio de conseguir alguna mejora en otro sentido para el sector al que representan.

Al final cunde el desánimo en todas las partes, la patronal piensa que la reforma se queda en agua de borrajas y no va a suponer ningún estímulo a la actividad productiva del país, los sindicatos están que se visten de huelga ante la indignación que les supone la reforma laboral, y el Gobierno, defensor a ultranza de los derechos de los más débiles, ve con total desesperanza, como tiene que ir reduciendo paulatinamente todas esas medidas sociales que había ido anunciando a bombo a platillo meses atrás, a la vez que ve como también se reduce la intención de voto en sus filas.
Aquí, el único que se frota las manos ante todo este desaguisado es la oposición. Llevaba meses, sino años, suplicando una reforma laboral de este calibre, aunque sin realizar proposiciones concretas, no sea que tales, además de significar reducción de derechos de trabajadores, lo suponga también en votos. Y ahora, que el Ejecutivo de Zapatero ha sucumbido a las evidencias de la crisis, cambian de opinión repentinamente para aprovechar el tirón electoral.

Quien iba a decir hace apenas unas semanas, que a estas alturas íbamos a encontrarnos, con un partido popular, que se acaba de erigir como defensor de los derechos de los trabajadores, un PSOE, que ya defiende los asuntos de la patronal, unos sindicatos desganados, que ante lo que consideran el mayor recorte de derechos a trabajadores, convocan una huelga a tres meses vista, es decir, una vez que esté aprobado el Decreto y ya poco se puede hacer al respecto, y una patronal, que no consigue ningún estímulo para la contratación de personal, pero por lo menos sí, para su despido.



6 comentarios:

  1. Chiste o pesadilla, reír o llorar. Por un lado el nuevo Partido Popular de los Trabajadores, por otro un partido socialista socializando el coste del despido a través del FOGASA. Seguimos haciendo lo mismo y los resultados serán los mismos, más paro.
    Esta reforma será totalmente ineficaz, en todo caso tendría que haberse hecho antes, pero por lo menos llega a punto para cargarle al FOGASA los despedidos del proceso de reestructuración de las Cajas de Ahorros. Por cierto, cuando se prejubilen los empleados de banca que no despidan, entonces los demás a trabajar hasta los 70 mientras estos se van a pescar.

    ResponderEliminar
  2. Pesadilla Jose R., pesadilla sin duda.

    Como siempre las pérdidas se socializan, y los beneficios se privatizan, y si no que se lo pregunten a los bancos, ¿se ha cambiado alguna ley financiera para evitar lo que pasó?: no, hasta el momento ninguna. Ahora, eso sí, bajadas de sueldos a funcionarios y pesionistas, y super-reforma laboral, que solo consiste en tocar los despidos, eso, aunque cueste una huelga.

    Me gustaría saber como presionan realmente los bancos a los Gobiernos para conseguir tanta impunidad, tanto, que les más miedo que las huelgas de los trabajadores, bueno, supongo que luego les perdonan los préstamos:
    http://www.elmundo.es/elmundo/2005/11/15/espana/1132066141.html

    saludos.

    ResponderEliminar
  3. Tal y como comento en mi último post actualmente son los mercados los que regulan la acción de los estados. Esta es la gran transformación que estamos viviendo. Estamos asistiendo a la claudicación de los Estados que bajo unas devaluadas siglas políticas ejecuten las órdenes de una mano invisible que mueve los hilos, inflingiendo el sufrimiento que consideren oportuno a una población que además de pagar impuestos deberá contribuir al mantenimiento de la pirámide financiera mundial en que vivimos, so pena de caer en una Gran Depresión.

    En cuanto al artículo del mundo quizas se deberia hacer un stress test a los partidos políticos.

    ResponderEliminar
  4. Sí José R., efectivamente, nos quejamos de la liberalización excesiva de los mercados, sobretodo financieros, y queremos que el Estado ponga límites a ciertas actuaciones, mientras que quien tiene que ponerlas, parece trabajar más para ellos, que para la ciudadanía.
    Creo que los mercados no funcionan bien, pero es que los Estados funcionan peor.

    Me gusta la idea del 'stress test' a partidos políticos'. Hoy mismo me despierto con una noticia sorprendente aquí en Alicante, una operación policial contra el PP de Alicante, con regitros en la Diputación Provincial y en la sede del partido, todo relacionado con la trama Gurtel.

    En fin, la historia continua...

    ResponderEliminar
  5. Pues si que estáis entretenidos por ahí con los políticos. Quizás deberíamos subastar nuestros votos a atreves de una pagina web, así por lo menos votaríamos al que más nos pagara por ellos. Porque visto lo visto, cada vez nos lo ponen más difícil.

    ResponderEliminar
  6. Pues ya ves. No veas como se está poniendo la prensa local con el tema. El Diario Información de Alicante, ya se puso las botas con el tema Gurtel, pues ahora a saco con la operación 'Brugal':
    http://www.diarioinformacion.com/alicante/2010/07/09/ripoll-cierra-puerta-dimision-imputarle-juez-cinco-delitos/1025690.html.

    Pero claro, si es que se lo ponen a huevo.

    ResponderEliminar