miércoles, 15 de septiembre de 2010

El sector industrial en España se derrumba

"De todas las virtudes que podemos aprender no hay otra característica más útil, más necesaria para la supervivencia y con más probabilidades de mejorar la calidad de vida que la capacidad de transformar la adversidad en un desafío que pueda proporcionarnos disfrute".
Mihaly Csikszentmihalyi (psicólogo estadounidense) en su libro "Fluir (Flow): Una Psicología de la Felicidad" (1990) 



Se habla mucho de la caída del sector de la construcción durante estos años de la crisis, sin embargo, este trágico suceso, no es independiente del resto de sectores, porque en economía todo está vinculado e interrelacionado.

Hace ya bastantes años, Andrés Pedreño, mi profesor de Estructura Económica y Rector de la Universidad de Alicante, nos alertaba, a través de sus famosas tablas Input-Output y con datos reales sobre la economía española, como un hundimiento del sector de la construcción podía socavar con toda la economía de un país.

Parece premonitorio, que después de tantos años, vivamos un suceso que casi calca sus explicaciones.

Hace apenas unos días, el Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó el Índice de producción Industrial, que revela, que después de una leve recuperación de la actividad industrial, que no compensa la gran caída de meses anteriores, retomamos el derrumbe acelerado de este sector.

El descenso de la actividad industrial es tan enorme, que ha sido la mayor disminución de este índice en 35 años, por lo que la industria de este país, a día de hoy se encuentra con niveles per cápita parecidos a los de los años 70.



En concreto, en nuestra provincia alicantina, la crisis del calzado y la del sector textil lastran la producción industrial de la Comunidad Valenciana, que es la que lidera esta caída a nivel nacional.

Todo esto redunda en más y más paro, de hecho, el sector industrial ha tenido, desde el comienzo de la crisis un aumento del desempleo del 16%; y como única solución se proponen subsidios gratuitos para que estos desempleados puedan subsistir hasta que la mala situación pase, en vez de ayudarlos, de forma activa, a encontrar otro empleo.

Si de verdad queremos acabar con la gran lacra que representa el paro en este país, debemos empezar de una vez por todas a coger el toro por los cuernos y crear políticas activas de empleo con una formación al trabajador en su especialidad, fomentar la creación de empresas, acabar con las dificultades de financiación a pymes, perseguir de manera contundente el fraude fiscal, crear una reforma laboral que se apoye en la productividad en el trabajo, invertir más en investigación y desarrollo, reducir costes administrativos y tasas impositivas a las pequeñas empresas.

Y lo que debemos de dejar de hacer, es vender cancamusa con reformas laborales que no sirven para nada, y que ni siquiera llegan al rango de reforma, dejar de financiar a las grandes empresas de este país, que apenas dan empleo al 14% de la población activa, dejar de arrimar el hombro a las grandes corporaciones financieras, que a base de llorar, han conseguido una serie de prebendas y concesiones con dinero de nuestros impuestos a cambio de estrangular más a nuestra economía y a quienes necesitan financiación, especialmente a aquellos que desean iniciarse en el complicado mundo de la empresa, y que son los que van a crear el empleo del futuro. Reducir impuestos con una disminución de los gastos públicos innecesarios, como los destinados a ciertos Ministerios absolutamente inútiles, o acabar con el chollo de las subvenciones a las renovables, o con las de los ‘caraduras’ de la SGAE.

23 comentarios:

  1. “Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad”

    Albert Einstein

    Pero falta voluntad, tal y como afirmas, para crear políticas activas de empleo, fomentar la creación de empresas, acabar con las dificultades de financiación a pymes, perseguir de manera contundente el fraude fiscal, crear una reforma laboral que se apoye en la productividad en el trabajo, invertir más en investigación y desarrollo, reducir costes administrativos y tasas impositivas a las pequeñas empresas.

    ResponderEliminar
  2. Tremendos datos. Y lo de Andrés Pedreño es totalmente cierto, lo que demuestra que la acumulación de enormes desequilibrios y la creación de burbujas fue el motor del cataclismo. Estamos en el foco de una enorme transformación social, una forma de ajuste que tendrá que habituarse a un crecimiento debil y un alto desempleo.

    ResponderEliminar
  3. Que buena frase Jose Ramon. Porque efectivamente falta voluntad, parece mentira que la experiencia que estamos viviendo no está sirviendo para tomar medidas contundentes para que esto no vuelva a pasar.

    Da la impresión que se espera que pase el temporal, para que nos olvidemos de las reivindicaciones estructurales que necesitamos, y una vez vuelta a la normalidad del sistema, poder seguir tranquilamente como siempre. Hasta la siguiente crisis, claro.

    Ya no se realmente si es falta de voluntad, o son intereses creados por los que tienen que tomar decisiones.

    ResponderEliminar
  4. Hola Marco, tienes razón. Pero yo lo que espero es que toda crisis tenga su lado positivo, y confiaba ciégamente, en que esto iba a abrirnos los ojos a todos para que tal cosa no volviera a ocurrir.

    Pero cada vez estoy más convencido, que los diversos sectores sociales que mueven el país, piensan más en ellos mismos que en la sociedad.

    Así que conforme pasa el tiempo, tengo cada vez menos esperanzas que se tomen las medidas oportunas para que una crisis de esta magnitud no vuelva a pasar nunca más.

    ResponderEliminar
  5. El problema es que el temporal no cesa, la tripulación navega bajo el mando de un capitán al que le tiembla el pulso del timón, la oposición en vez de colaborar en medio del temporal intenta sabotear el barco para hacerse con el mando y los sindicatos amenazan con amotinarse. ¿Llegará el barco a buen puerto?

    ResponderEliminar
  6. Una entrada particularmente buena, José.

    Coincido plenamente con ella y con los comentarios que me preceden.

    Aunque estemos en una crisis global y haya cosas que no esté en nuestra mano cambiar como país (aunque al menos sí influir un poco, que tampoco se hace) desde luego existen muchos aspectos que podríamos mejorar si existiera esa voluntad política ausente a la que hacíais referencia. En España la política industrial ha oscilado entre lo inexistente y lo incompetente desde hace muchísimos años y los sucesivos gobiernos (tanto estatales como autonómicos) no han hecho más que subvencionar a la banca y a las grandes corporaciones haciendo caso omiso del auténtico tejido industrial, del I+D, de la formación en tecnologías...

    A ver si entre todos conseguimos "forzar" a los políticos a hacer su trabajo y dejarse de componendas con los privilegiados de siempre tras el velo de declaraciones ampulosas y demagógicas. Aunque con frecuencia a mí también me acomete la desesperanza.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Yo, José Ramón, más bien diría, que el timón se ha partido de cuajo, y el capitán para no asustar a la tripulación, sigue diciendo que vamos rumbo al destino. En fin, está muy bien esta metáfora del barco, porque al final hay que tomarse con sarcasmo, tanta insensatez.

    ResponderEliminar
  8. Hola Perplejo, es un placer verte por aqui.

    La verdad es que lo que hace falta es ironía y sentido del humor para tomarse estos problemas de manera más tranquila, como haces tú en tu blog 'ECONOMIA RECREATIVA', en el que me he reido mucho con tus dos últimas entradas. Yo también coincido plenamente con lo que comentas, pero todavía no se como se puede forzar a los políticos a actuar para el pueblo, en vez de para sí mismos, cuando son los que tienen la sartén por el mango.

    Me doy cuenta que cada vez somos más los que abrimos un blog de economía en internet, por lo menos nos desahogamos de tanta incompetencia nacional.

    saludos.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por tus palabras, José.

    Me temo que yo tampoco doy con la forma de hacer que los políticos sean menos mediocres y codiciosos. En mis momentos de más arrebatado optimismo, quiero creer que poco a poco (vale, muy poco a poco) podemos contribuir a cambiar el estado de opinión. Y si no, al menos, como bien dices, nos sirve de desahogo...

    ¡¡BUEN FIN DE SEMANA!!

    ResponderEliminar
  10. Esta claro la industria fabricaba la mayor parte del pastel, que despues con mejor o peor criterio reparte el estado. Digo fabricaba porque hace unos 20 años era un 25 % del PIB, bajando hasta el 13 % actual (las medias europeas estan en un 20 %) Francia tambien ha tenido una devacle similar (ahora lo intenta recuperar a base de proteccionismo, seria un error si insistiese en el proteccionismo) . Alemania les costo 10 años, de mucho sacrificio volver a ser exportadora y recuperar la industria logrando ser el motor de Europa.

    ResponderEliminar
  11. Hola Ramón, gracias por tu comentario.

    Si a Alemania le costó 10 años levantar su industria, con la capacidad y los recursos que tiene para ello, imagínate los años que nos va a costar a nosotros, cuando ni siquiera estamos apostando por ella.

    saludos.

    ResponderEliminar
  12. y me llevo la cita "tuya" y la de J.Fernandez Cigoña...

    ResponderEliminar
  13. Robert Tornabell, catedràtico de Banca y Finances Internacionales de la URL, cree que 2007-2017:No se puede decir que hemos salido de la crisis hasta que el paro, no baje hasta los niveles de antes de la crisis.

    http://www.tv3.cat/videos/2703350/Tornabell-El-dia-despres-de-la-crisi-no-sera-fins-al-2017

    ResponderEliminar
  14. jaja, Ramón, llévate lo que quieras, pero la cita no es mía (ojalá!).

    Vaya, me gustaría que Tornabell se equivocara, sin embargo, y por desgracia, creo que acertará. Aunque hay que mirar el lado positivo: algún día terminará esta crisis.

    saludos Ramón.

    ResponderEliminar
  15. Gracias por tu buen articulo coincido contigo en todo.Ahora vuelve a subir la luz el 4,80% para undirnos más en el pozo sobre todo a las pequeñas empresas y todo ello para subvencionar las energías renovables que administran las compañías eléctricas.Mucho tiene que cambiar la política y sobre todo los políticos para poder salir de esta encrucijada.

    ResponderEliminar
  16. hola Miyares.

    Efectivamente, si las malas noticias económicas son pocas. Ahora tenemos una nueva subida de tarifas eléctricas.

    Y encima, las eléctricas piensan denunciar al Gobierno porque dicen que sigue siendo insostenible la política de energía renovable, y necesitan nuevas subidas, mucho más grandes.

    En los últimos 2 años, los precios de la energía eléctrica acumulan un aumento de precios del 30%, 'ahí es ná'

    saludos, gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  17. te gustara:
    A.Pastor (economista lucido, ex-consejero del ministerio de econ.gobierno de F.Gonzalez)
    http://elcomentario.tv/reggio/hagan-juego%c2%a1-de-alfredo-pastor-en-dinero-de-la-vanguardia/26/09/2010/

    mas debatible:

    http://www.tv3.cat/videos/3118750
    http://www.tv3.cat/rss/videos/tots_multimedies_47259_rss.xml
    Ramon

    ResponderEliminar
  18. Las canciones siempre expresan mejor los sentimientos
    La ultima nota de libertad- Last Note Of Freedom

    http://www.youtube.com/watch?v=URfJRbD-y6Q

    http://www.youtube.com/watch?v=NvQq2NeayQs&feature=related

    Vientos de cambio

    http://www.youtube.com/watch?v=OhJnpSYCiMc&feature=related

    LL---------
    http://www.youtube.com/watch?v=d08X2lN669k&feature=related

    http://www.youtube.com/watch?v=8mHBJu2kWvc

    ResponderEliminar
  19. Bonitas canciones Ramón, gracias por compartirlas.

    ResponderEliminar
  20. el articulo que enlazas de M.Vidal, duro como la vida misma...pero es lo que necesita un pais que no sabe actuar con prevision.
    http://elcomentario.tv/reggio/diazepan-para-todos-de-marc-vidal-en-el-confidencial/05/10/2010/

    ResponderEliminar
  21. Supongo que a Marc le pasa un poco como a mí, que ya va estado hasta las narices de tanto 'idiota público y ramplonero', que solo sabe mirarse el ombligo con el dinero de los demás.

    Sí el artículo es duro, pero es que quizá va siendo hora de que nos levantemos de ese sofá de la comodidad, tal y como dice Marc en su artículo, y empecemos ya a poner a cada uno en su sitio.

    saludos.

    ResponderEliminar