lunes, 28 de junio de 2010

A VUELTAS CON LA REFORMA DEL MERCADO LABORAL

"Todo cielo tiene su lucifer y todo paraíso su tentación."
José Saramago (Azinhaga, 16 de noviembre de 1922 - Lanzarote, 18 de junio de 2010) escritor, periodista y dramaturgo portugués, Premio Nobel de Literatura 1998.

 
Hace apenas unos meses, se discutía sobre la necesidad de una reforma laboral. Ya pocos discuten esta necesidad, y ahora lo que se plantea es si la reforma, tal y como se está 'cociendo' en el Congreso, es la más idónea para conseguir el fin que pretende, que es básicamente el de creación de empleo.

Una de las bases fundamentales de esta reforma, es la de reducir los costes laborales a las empresas para incentivar la contratación de personal. Los costes laborales se componen fundamentalmente de dos partes, por un lado, los costes salariales, que es la parte que la empresa paga al empleado, como contraprestación por el trabajo realizado; por otro lado tenemos los costes impositivos asociados a la renta del trabajador, que vienen a suponer un 36% aproximado del sueldo del trabajador, y que normalmente definimos como ‘seguridad social de la empresa’.

En esta reforma, se han propuesto varias formas de reducir este coste, y curiosamente, el Ejecutivo ha basado su propuesta de reducción de costes laborales, únicamente en la reducción de la renta del trabajador, sin plantear en ningún momento, una reducción de impuestos.

Es decir, el Gobierno podía disminuir el importe de la seguridad social que paga la empresa, realizando a su vez una política de gasto más austera, y así no realizar tanta reducción al colectivo trabajador.

Sin embargo ha planteado la reducción de gastos de contratación, de forma que la deben pagar íntegramente los trabajadores, con una disminución de sueldo en el momento de su despido, en vez de utilizar una política de ‘vamos a medias con la reducción de costes’.

Y no sólo va a reducir 'derechos' de trabajadores, sin que la Administración se apriete lo más mínimo el cinturón, aunque sólo fuera para dar ejemplo, sino que además, vemos cómo se le van a retirar a este colectivo varios incentivos fiscales, con lo que el esfuerzo económico que ahora deberán hacer para llegar a fin de mes, será aún mayor.
Es cierto que el sector empresarial español, no ha estado por la labor de contratar al personal de forma indefinida, ni incluso cuando ‘España iba bien’, de hecho sólo el 8% de la contratación ha sido de este tipo.
Pero el gobierno, si hubiera sido un poco más listo, podía haber realizado un ajuste de derechos laborales un poco menos dramático, y apoyarlo con una disminución de impuestos a las empresas. De esa manera, hubiera sido más fácil negociar con sindicatos, la patronal hubiera visto con mejores ojos el esfuerzo del ejecutivo y los trabajadores no verían disminuidos sus derechos de una forma tan drástica.
También creo que los sindicatos se han equivocado en la negociación.
Cuando el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero avisó que daba un plazo para la negociación entre patronal y sindicatos, ya se preveían las medidas de recorte de derechos que iban a sufrir los trabajadores, y los sindicatos ya sabían muy bien, por donde iban a ir esas medidas del Gobierno. Sin embargo, empecinados en no mover una coma de la normativa laboral, sólo han sabido cruzarse de brazos, en vez de, aceptar algún tipo de reducción de despido de trabajadores, a cambio de conseguir alguna mejora en otro sentido para el sector al que representan.

Al final cunde el desánimo en todas las partes, la patronal piensa que la reforma se queda en agua de borrajas y no va a suponer ningún estímulo a la actividad productiva del país, los sindicatos están que se visten de huelga ante la indignación que les supone la reforma laboral, y el Gobierno, defensor a ultranza de los derechos de los más débiles, ve con total desesperanza, como tiene que ir reduciendo paulatinamente todas esas medidas sociales que había ido anunciando a bombo a platillo meses atrás, a la vez que ve como también se reduce la intención de voto en sus filas.
Aquí, el único que se frota las manos ante todo este desaguisado es la oposición. Llevaba meses, sino años, suplicando una reforma laboral de este calibre, aunque sin realizar proposiciones concretas, no sea que tales, además de significar reducción de derechos de trabajadores, lo suponga también en votos. Y ahora, que el Ejecutivo de Zapatero ha sucumbido a las evidencias de la crisis, cambian de opinión repentinamente para aprovechar el tirón electoral.

Quien iba a decir hace apenas unas semanas, que a estas alturas íbamos a encontrarnos, con un partido popular, que se acaba de erigir como defensor de los derechos de los trabajadores, un PSOE, que ya defiende los asuntos de la patronal, unos sindicatos desganados, que ante lo que consideran el mayor recorte de derechos a trabajadores, convocan una huelga a tres meses vista, es decir, una vez que esté aprobado el Decreto y ya poco se puede hacer al respecto, y una patronal, que no consigue ningún estímulo para la contratación de personal, pero por lo menos sí, para su despido.



viernes, 18 de junio de 2010

Las elecciones de CEPYME también las gana Díaz Ferrán

Está claro que los tentáculos del señor Díaz Ferrán, presidente de la CEOE llegan lejos, y sino, yo me pregunto cómo es posible que con la que le está cayendo, ya que después de realizar una negociación totalmente infructuosa durante casi un año con sindicatos sin conseguir aprobar una sola medida que relance el empleo en este país, y conseguir además una gestión tan nefasta como empresario , que averguenza incluso al resto del colectivo empresarial español, pueda todavía este señor, segir siendo presidente de esta organización.

Pero no sólo no tiene intención de no dejar su puesto de presidente de la Confederación de Empresas Españolas, sino que además ha logrado quitarse de enmedio a la única voz discordante que tenía dentro de su secta, al señor Jesús Bárcenas, presidente de la Confederación de pequeños empresarios españoles, para poner en su lugar a su delfín Jesús Terciado, un hombre de la entera confianza del Sr. díaz Ferrán, y al que le va a poner la alfombra roja cada vez que lo vea pasar.

Según el mismo Bárcenas, ha habido "una falta de limpieza en estas elecciones al apoyar "de forma descarada" la candidatura de Unidad Empresarial, encabezada por Terciado y utilizar toda la maquinaria de la CEOE para "apuntalarle".

Este hecho, desde mi punto de vista es una mala noticia para las pequeñas y medianas empresas españolas que teníamos la esperanza que algún día pudiera haber una negociación independiente entre pymes, y sindicatos y Gobierno, para aprobar una reforma laboral específica para las empresas pequeñas de este país, sin que las grandes se escuden en el paraguas de lo que le ocurre a las pequeñas e intentar conseguir los mismos beneficios laborales, al pretender una normativa idéntica.

Mientras no haya una separación de colectivos entre empresas grandes y pymes, ni los sindicatos ni el Gobierno van a entender las reivindicaciones del sector empresarial, puesto que
es incomprensible que empresas del tamaño de un banco, o de una empresa de telecomunicaciones nacional, pueda pedir una disminución de derechos laborales a los trabajadores, cuando en esas mismas empresas hay directivos, que sólo en comisiones cobran más que el resto de empleados juntos.
Imagen del Diario 'La Verdad' de Murcia.

domingo, 13 de junio de 2010

¿CONOCEMOS YA LA NUEVA REFORMA LABORAL?

“Hay tres maneras de adquirir sabiduría: primero, por la reflexión, que es la más noble; segundo, por imitación, que es la más sencilla; y tercero, por la experiencia, que es la más amarga”. Confucio.

A las 6 de la mañana, del miércoles de 10 de junio de 2010, después de un intenso y duro debate durante toda la noche anterior, sobre el texto de la nueva reforma laboral, tanto sindicatos, como patronal, dieron por imposible su intento de acuerdo, con el que se pretendía conseguir la reforma del mercado de trabajo español.

El Gobierno ya ha anticipado, que espera aprobar, mediante Decreto-Ley, las nuevas medidas que rijan el mercado laboral en España. Así que ha decidido a partir de ahora mantener reuniones por separado con ambas asociaciones, con el fin de que vayan conociendo cuales son las ideas que el Gobierno tiene para aprobar la nueva normativa en materia laboral.

Ignacio Toxo, secretario general de CC.OO, ya ha advertido que al Gobierno le espera una papeleta muy dura, puesto que no está por la labor de permitir que el Gobierno apruebe una reforma que suponga "un equilibrio entre la posición empresarial y la sindical", mientras que El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, ha afirmado que los sindicatos no han sabido o no han querido ver la realidad de que España necesita una reforma "profunda" de su mercado de trabajo.

¿Y cuáles son esas nevas medidas que piensa aprobar el Ejecutivo?

Bueno, pues aunque de momento todo son especulaciones, parece que las nuevas medidas que se piensan aprobar van a ir encaminadas a que las empresas que demuestren tener pérdidas durante 6 meses seguidos, podrán despedir a los trabajadores, pagándoles una indemnización de 20 días por año trabajado, de forma que el FOGASA deberá abonar 8 días de indemnización y la empresa solo 12. Lo que está por concretar, es en que casos el FOGASA pagará eso 8 días, en principio se espera que sea sólo para los trabajadores contratados después de que se apruebe la reforma, ya que se pretende subir las cotizaciones para estos contratos.

Por otro lado, parece que también se está estudiando la posibilidad de que, para los nuevos contratos indefinidos se cambie la indemnización de 45 dias de paga por año trabajado, por la de 33 días.

Además se piensa encarecer la indemnización de despido en contratos temporales, de los 8 días por año, hasta los doce.
Y por último, se está planteando también ampliar el límite de duración de los contratos temporales 'por obra o servicio', hasta los dos años.

Lógicamente, estas nuevas medidas están a la espera de ser aceptadas por patronal y sindicatos, aunque éstos últimos, ya han avisado que tampoco están por la labor de permitir la aprobación de este paquete de medidas y ya han amenazado con convocar una huelga general si el proyecto de reforma, considerado como nefasto para los asalariados, no se modifica, ya que para este colectivo "lesiona los derechos de los trabajadores".

jueves, 3 de junio de 2010

Y quien recorta un 5% los ingresos a los bancos

Solía pensar que el cerebro era el órgano más importante del cuerpo, hasta que me di cuenta de quién era el que me estaba diciendo eso”. Emo Philips
 


Un amigo mío, ha tenido a bien reeviarme un email, donde un funcionario, le comunica a su banco, que ante la situación de crisis actual y ante las medidas de restricción del gasto tomadas por el Gobierno, ha decido también tomar úna decisión 'drástica', y para ello informa a su banco sobre su propuesta de reducción de su déficit personal:

Muy señores míos: Por la presente lamento comunicarles que he decidido pagar un 5% menos en el recibo mensual de la hipoteca que tengo con su banco. Ha sido una decisión difícil, muy difícil y dolorosa, pero me es imprescindible recortar gastos para salvar mi economía particular y reducir mi déficit. En situaciones como ésta es cuando todos debemos arrimar el hombro por lo que les pido comprensión y solidaridad. Al fin y al cabo yo, como el resto de ciudadanos, colaboré en su día en la inyección de liquidez que recibieron ustedes para salvar el sistema financiero.

En realidad me he visto forzado a tomar esta decisión porque mis padres, al ver el saldo de mi cuenta corriente, temen verse en la obligación de dejarme dinero y ustedes, como banqueros que son, saben mejor que nadie que no tiene sentido poner capital si no es para conseguir pingües beneficios. Me he informado y sé que es lícito tomar este tipo de decisiones de forma unilateral y sin previa negociación (Hay precedentes, ver declaraciones del Presidente del Gobierno en el parlamento el pasado 12 de mayo). Aprovecho la ocasión para comunicarles que ya dispongo de suficientes sartenes y no necesito que me regalen ninguna más.
Atentamente, Un funcionari@ hipotecad@.

Bueno, es una forma un tanto cómica e irónica, pero suficientemente descriptiva, de lo que deben estar pensando los funcionarios de este país en estos momentos, porque ¿Qué ocurriría, si de forma colectiva, por parte de tod@s los que tenemos un préstamo hipotecario, decidiéramos de forma unilateral pagar un 5% menos de cuota?. Bueno, sería una buena política expansiva de reactivación económica para el país, aunque no se que pensarían los bancos.